Turbinas Centrifugas de Granallado

turbinas-de-granallado-equipo-chapa-cym-tr600      

Turbinas de Granallado

El granallado por turbina centrífuga es, entre las técnicas actuales de tratamiento de superficie, el método más económico y con un medio ambiente no contaminante. El principio del granallado se basa en el aprovechamiento de la energía cinética del abrasivo utilizado al  impactar contra la superficie de la pieza, removiendo cascarillas, laminillas, óxidos, etc. El rendimiento del equipo depende de la calidad, cantidad, velocidad y dirección de la granalla; estos tres últimos factores dependen directamente del correcto funcionamiento de la turbinas de granallado.

La turbina de granallado es el corazón de la máquina y tiene decisiva influencia sobre la efectividad del trabajo, aspecto de la superficie granallada, costos de la explotación y con ello rentabilidad del proceso.

Los equipos de granallado pueden utilizar múltiples turbinas posicionadas de modo que el abrasivo llegue a toda la superficie de las piezas a granallar. El número de turbinas montadas en una máquina queda determinado por la forma y tamaño de las piezas a limpiar.

Usualmente la potencia de granallado instalada es la necesaria para lograr la terminación superficial deseada, en una sola pasada y con una velocidad adecuada.

El funcionamiento de las turbinas de granallado es similar al de un ventilador o una bomba centrífuga. Las turbinas arrojan el abrasivo mediante fuerza centrífuga
en dirección, velocidad y cantidad determinada.

El abrasivo ingresa a la turbina por el codo de bajada o boca de alimentación, desde la tolva superior de almacenamiento de granalla. El rotor le da una primera aceleración a la granalla, impulsándola para que esta pase a través de la abertura que posee la caja de
control y se dirija hacia los alabes o paletas. La granalla es impulsada por estos últimos, mediante fuerza centrifuga, hacia las piezas que deben ser tratadas.

Caracteristicas Tecnicas

Cym Materiales posee una amplia gama de modelos de turbinas de granallado disponibles adaptándose a la necesidad específica de cada cliente.

  • Siete modelos de turbinas de granallado con potencias desde 4 HP hasta 150 HP.
  • Caudales arrojados entre los 40 Kilos a los 1500 kilos de abrasivo metálico por minuto.
  • Velocidades de salida de granalla desde 50 m/se a 110 m/seg
  • Tres modelos distintos de ancho de paletas fina, estándar y ancha y diferentes cajas de control con aperturas de granalla de 25°, 30°, 40°, 50° y 60°
  • Acople en directo al motor a la turbina o indirecto con cañonera intermediaria entre motor y turbina
  • Dos diferentes modelos de ruedas de turbina: rueda monoblock y ruedas de acero cementado con paletas intercambiables
  • Carcasa de turbina (housing) fabricada con chapas de acero manganeso. Internamente lleva un recubrimiento completo de fundición de alto cromo, de alta resistencia al desgaste, formando junto con la carcasa una doble pared resistente al desgaste.
  • Sistema de posicionamiento y fijación de caja de control especial evitando el riesgo de efectuar una incorrecta regulación del punto caliente. De esta forma garantiza que al realizar mantenimiento el operario no monte esta pieza en otra posición que no sea la correcta, lo que traería aparejado un desgaste prematuro del  revestimiento interno de la turbina, perdida de producción, disminución de la calidad del granallado, etc.
  • Cierres de granalla del acople de motor y carcasa eliminando pérdidas de granalla con posibilidad de montar las turbinas en cualquier posición incluso con el eje vertical.